¿Cuántas calorías tiene una cerveza?

Las calorías de la cerveza provienen mayormente de su contenido alcohólico pues cada gramo de alcohol contiene 7 Kcal. Hay multitud de cervezas con distintas graduaciones y procesos de fabricación por lo que el aporte calórico varía mucho, pero si buscas una respuesta rápida, una lata de cerveza de 33 cl tiene de media 150 Kcal.

¿Cuántas calorías tiene la cerveza?

Si quieres profundizar, te animamos a usar el índice para ver rápidamente más datos interesantes sobre la cerveza.

Calorías de la cerveza sin alcohol y 0,0

La cerveza sin alcohol no lo es tal, sino que su concentración es muy baja. En países como España, se permite clasificar como “sin alcohol” a cervezas con un máximo de 1% en volumen. Claramente esto lleva la contraria al lenguaje, pero es cierto que se podría decir que “engorda” menos pues una mucho menor cantidad de alcohol reduce las calorías que aporta.

En el caso de la cerveza sin alcohol, la media se reduce a 90 Kcal por lata de 33 cl. De nuevo, te animamos a mirar cada tipo y marca bajo estas líneas pues varía de unas a otras.

Cerveza 0,0

Este tipo de cervezas sí que son realmente sin alcohol (suelen tener algo en el segundo decimal pero es despreciable) por lo que su cantidad de calorías es incluso menor que en las anteriores. Además, son las únicas que con total seguridad no te acarrearán ningún riesgo (ni multa) si coges el coche.

Las cervezas 0,0 tienen una media de 60 Kcal por lata de 33 cl siendo las cervezas con menos calorías.

Calorías de cerveza por marca y tipo

La cerveza con menos calorías no debe convertirse en una obsesión, tan solo elige la que más te guste y disfrútala, pero siendo consciente de su aporte calórico para quemar esas calorías después.

Calorías de una lata de cerveza según marca y tipo

Te dejamos los valores por botella normal (tercio de 33 cl) de las marcas más accesibles. Se puede comprobar la influencia de los aditivos pues hay algunas que a pesar de tener más alcohol, tienen menos calorías.

0,0

  • Free Damm: 33 Kcal.
  • Buckler 0,0: 56,1 Kcal.
  • Estrella Galicia 0,0: 69,3 Kcal.
  • Amstel 0,0: 72,6 Kcal.
  • San Miguel 0,0: 79,2 Kcal.

Sin alcohol

  • Alhambra Especial Sin 1 % vol: 79,2 Kcal.
  • Mahou SIN 1 % vol: 82,5 Kcal.
  • Shandy Cruzcampo Limón 0,9 % vol: 118,8 Kcal

Con alcohol

  • Alhambra Tradicional 4,6 % vol: 132 Kcal.
  • Amstel Radler 2 % vol: 135,3 Kcal.
  • Corona Extra 4,5 % vol: 137,6 Kcal.
  • Mahou Clásica 4,8 % vol: 138,6 Kcal.
  • Heineken 5 % vol: 146 Kcal.
  • Estrella Galicia 5,5 % vol: 151,8 Kcal.
  • Mahou 5 Estrellas 5,5 % vol: 161,7 Kcal.
  • Alhambra Especial 5,4% vol: 161,7 Kcal.
  • San Miguel Especial 5,4 %:  161,7 Kcal.
  • Estrella Damm 5,4 % vol: 165 Kcal.
  • San Miguel Manila 5,8 %: 168,3 Kcal.

Origen de las calorías de la cerveza

Aunque sí en su mayor parte, las calorías de la cerveza no proceden en su totalidad del alcohol, que se puede calcular perfectamente con la fórmula que te mostramos, sino que hay que tener en cuenta otros componentes y aditivos.

Calcular los gramos de alcohol

El alcohol no es como el agua por lo que no puedes suponer que un mililitro es igual a un gramo de masa. La densidad del etanol es de 0,80 g/ml por lo que para calcular los gramos que contiene una cerveza, utilizamos la llamada ecuación de Gastineau:

Gramos de alcohol = (Graduación en porcentaje/100) x (ml de bebida consumida) x 0,80

Básicamente convierte el porcentaje del tanto por ciento en volumen en un tanto por uno y multiplica por la cantidad consumida para hallar qué parte de ese volumen es alcohol. Una vez tienes el volumen de alcohol se multiplica por su densidad para pasarlo a gramos, unidades de masa.

De esta forma se puede multiplicar esa masa por el aporte energético de 7 Kcal por gramo y obtener una aproximación de las calorías pues hay más componentes.

Cerveza a base de lúpulo, cebada y aditivos

Otros componentes

Más de 2000 constituyentes forman parte de la cerveza. Algunos son consecuencia de la fermentación a la que se somete el lúpulo y la cebada. Además, es común que contengan aditivos que aporten matices al sabor como frutas, hierbas, cacao, arroz, centeno…

Esta es la razón de que no haya una fórmula exacta para calcular las calorías de la cerveza. Las proporciones de ingredientes son distintas en cada una y no basta con la fórmula de Gastineau pues el alcohol no es lo único que aporta energía.

Por poner un ejemplo, en el caso de la cebada, el aporte calórico no varía mucho entre las distintas variedades pero sí antes y después de tostarla pasando de 123 Kcal por cada 100 gramos a 352 Kcal/100 g al tostarla.

Propiedades de la cerveza

  • Protege frente a enfermedades cardiovasculares debido a su efecto antiinflamatorio, propiedades que contribuyen a la circulación y antiagregantes plaquetarios.
  • Fortalece los huesos gracias al contenido de silicio, que aumenta la densidad ósea. También cuenta con fitoestrógenos naturales que previenen la osteoporosis.
  • Refuerza el sistema nervioso previniendo el alzheimer con el aporte de vitaminas del grupo B, incluyendo la B12.
  • Previene la formación de cálculos y piedras en las vías urinarias por ser rica en magnesio y baja en sodio.
  • Su aportación calórica no es tan alta como puede sugerir el dicho “barriga cervecera”. La cerveza solo engorda cuando se consume en exceso (pasarse una noche sin quemarla) con una dieta desequilibrada y sin ejercicio.
  • El lúpulo retrasa el envejecimiento celular con una dieta adecuada.
  • Es un componente social muy potente, tomar unas cañas es excusa para pasar un rato con los amigos.

No obstante, aunque tenga grandes ventajas, un consumo excesivo puede afectar a la sangre, el hígado, el corazón y el cerebro. También podría afectar al estómago y el intestino. Como decimos siempre, todo es bueno en su justa medida.